sábado, 26 de enero de 2013

Nuevo comienzo

Soledad, nuevamente acompañándome, esta vez renovando el blog. Luego de mucha angustias, muchas noches de llantos dije basta y termine con mi novio.
Ahora Soledad esta nuevamente a mi lado, haciéndome compañía, ayudándome a sobrellevar todo como siempre lo hace, donde encontrar una amiga así??, La dejas de lado cuando estas con alguien y sigue volviendo de todas maneras siempre!

Con este nuevo comienzo.. quería traer uno de los cortos que hice hace un tiempo.. y que se están convirtiendo en una serie seguida de relatos entrelazados.


Cintas Rojas
I
De un golpe cerré la puerta, siempre me mandaban a mi a bajar a buscar la comida, ni siquiera era mi departamento, pero no importaba, Mari y Cristina estaban muy cansadas por el examen que habían estado estudiando osea una excusa mas, y como soy tonta acepte a bajar yo.
Espere al ascensor apoyada en la pared, divagando en lo mucho que me encantaría estar con alguien, y olvidarme de una buena vez de Ezequiel. Se abrieron las puertas, entre y presione PB para ir a buscar las pizzas y de repente se detiene en el piso 8 y en mis adentros pensé “Maldita sea que no se detenga en cada piso o no llegare mas”.

Entra una chica de mi estatura, tal vez un par de años mayor que yo, pelo corto con mechas rubias, muy linda y me sonríe, le devuelvo la sonrisa y me mira, no pude despegarme de esos ojos azules que me ahogan como olas del mar, podía nadar y perderme en ellos, me despabile y extendí mi mano al tablero para poder seguir bajando en el justo momento en que ella decide hacer lo mismo.. haciendo que nuestras manos chocaran, entonces explotó en una carcajada, primero no lo entendía hasta que me puso la mano en frente de mi cara y ahí pude notar los mismos raros colores de uñas, naranja y fucsia que usaba yo.

-Que casualidad no? - dijo ella poniéndose frente a mi en ese pequeño sitio.
-No, no lo creo, la casualidad casi no existe, todo se da por una causa, en este caso, te gustan los mismos colores – le tomo la mano y entrelazo los dedos para que mirara ambas manos, - y por un motivo usaste el ascensor que nos hizo cruzarnos-

Mientras le sonreía ella seguía sosteniendo mi mano y empezar a hablar.
-Entonces dices que todo esta conectado?- ahí me suelta la mano, me quedo mirando la mía viendo el lugar que hace unos segundos ocupaba la suya y entonces le contesto.
-Si, cada acto tiene su consecuencia, en este caso conocernos, me llama Georgina- se acomoda el pelo mientras yo extiendo mi mano para darle un apretón pero ella la deja a un lado y se acerca a mi dándome un beso en la mejilla-
-Yo me llamo Marina- dijo mientras se apoyaba en uno de los laterales de ese pequeño lugar. Y es cuando el ascensor se detiene y ambas salimos camino a la puerta.

Ella se iba, la despedí con la mano mientras el delivery me daba el vuelto y una vez despachado, me pongo a cerrar la puerta y es ahí cuando la veo volver, mantengo la puerta abierta esperando a que entre “tal vez se olvido algo” pensé, me sonríe nuevamente y para mi sorpresa me pide la mano, la extiendo sin saber muy bien porque motivo la quiere, y empieza a escribir en mi palma una serie de números, era claramente un numero de celular.

-Espero que esto traiga consecuencias buenas- me guiña el ojo y se va corriendo rápidamente, y yo aun mirando perderse a lo lejos con la mano abierta tratando de no borronear ese numero.
-Tal vez luego te llame.

Subo sonriendo tontamente pensando en que hago con el número de una completa extraña en la palma de mi mano y porque tengo unas ganas inmensa de llamarla ahora mismo. Entro busco mi celular y anoto el número.

-Cris, conoces a la chica que vive en el octavo piso? Me pareció muy simpática la encontré en el ascensor. Cris se asoma desde la cocina a donde estoy yo que es el comedor, una pequeña división de madera separa los lugares.
- Marina? Se que tiene mas o menos nuestra edad, y que vive sola. Mas que eso no se. Ya sabes como es la vida en un edificio, apenas conozco a los de mi piso Geo.

Le saco importancia diciéndole que no había drama, y acepto la pizza que me entrega, comemos charlamos y terminamos con una buena película. Lo raro fue que no me podía sacar de la cabeza a esta chica y a su número en mi mano.

II

No se porque lo hacia, pero algo de ella me había llamado la atención, tal vez su simpatía, su corte de pelo?, esos ojos en los que podría nadar por siempre.. o tal vez su osadía por darme su teléfono, no se que era, pero ahí estaba yo marcando su número dispuesta a hablarle y en un segundo me quede en blanco, escuche su voz y no supe que decir y patéticamente corte, deje el celular en la mesita de luz al lado de mi cama sin quitarle la vista de encima. Que estaba haciendo? Me pregunte una y otra vez. Que le tenia que decir? Estoy loca? Y si, lo estaba porque presione radial y nuevamente su voz me enmudeció, pero no corte porque lo que escuche me sorprendió.

“Eres Geo no? Háblame no seas tonta dale” me quede petrificada sobre mi cama, solo pude tartamudear un simple “Hola”, escuchar su risa me tranquilizo un poco mas, entonces seguí escuchando que me decía, que si algún día me gustaría salir a tomar algo con ella y ver que consecuencias trae nuestro reencuentro.
Seguro le habré parecido media tonta, porque no podía contestarle otra vez me había robado la voz, y corte.

Sin pensar, porque si me hubiese parado a preguntarme que estaba haciendo hablándole a una mujer no hubiera dicho nada, le mande un mensaje, mis dedos aun temblando marcaban cada letra y algo como un “si, me gustaría salir a tomar algo” fue enviado rápido, a los dos minutos, los mas largos de mi vida, llego la respuesta. “Me alaga que te espante mi voz, creo? Espero que cuando nos veamos lo superes, te parece mañana a las 19 en el bar frente a mi dto?.

El calor me asfixiaba, la vergüenza se fue apoderando de mi y solo quería gritar por lo tonta que fui, y entonces luego de recriminarme caí en el hecho que iba a aceptar la cita con una chica, me asuste , primero por imaginarme besándola , besándola? Y luego aun mas angustiada pensando que eso capaz nunca pasaría..

El idiota de mi corazón que grita con pasión y deseo que esos ojos lo mires que esos labios se fundan con los míos, que le de vacaciones al que manda arriba y lo deje mandar a él por una vez, que me divierta y que si esos brazos me rodean los acepte, porque es lo que anda necesitando, caricias, mimos y alguien que lo sostenga. A si que le contesto y un “Si, besos” va viajando en busca de amor.

III
Volví a casa luego de un día largo en la facultad, llegar e ir directamente a la cama a pensar en vos.. en que ya no te veo mas correteando por la casa, que ya no te tengo mas a mi lado, y que solo me queda todo esos recuerdos y momentos inolvidables, y otra vez esa pregunta a mi cabeza vuelve, ¿como hacer para vivir así?, acaricie suavemente esa foto que tengo tuya en la mesita de luz, y la sostuve fuertemente en mis manos y te mire empezando a hablar - sabes, ayer me cruce con una chica, seguramente Hetero, es muy linda, creo que es un poco mas chica que yo, pero tienes unos ojos color avellanas hermosos y un gusto por los colores de uñas bastante particular, esos colores que te gustaban a vos, y por lo que me los pinto ahora yo, no se que hago coqueteando con una paki pero le di mi teléfono, tal vez no me llame pero todo puede pasar, acaso vos renunciaste a mi por ese pequeño dilema?, lo recuerdo como si fuera ayer.

Flash Back

Ahí estaba yo, apoyada en la entrada de ella, de Sol, de mi compañera de facu, de la amiga que mas apreciaba, escuchando su confesión.
Te amo.. es que es tan difícil de creerlo?, se que tienes novio, no te estoy pidiendo nada, no quiero nada.. solo Te amo!
Se acerca a mi y sostiene mis manos y me suplica que le conteste algo, pero en mi cabeza millones de cosas comienzan a volar, el día que la conocí, las salidas, los viajes, las tareas juntas, y cada uno de los momentos que pase con ella y luego mi novio, él que no tenia la culpa de que ahora mismo este dudando lo que sentía por él.
-Tengo novio Sol, lo sabes, no puedes venir y decirme esto ahora- siento como se aleja, y deja caer mis manos mientras va caminando arrastrando los pies pesadamente hacia la silla junto a la mesa en esa sala tan reconfortante.
Entierra su cabeza en sus manos y empieza a balbucear – te doy asco no?, por enamorarme de ti?
Asco, asco esa palabra resuena en mi cesera y no hago otra cosa que acércame a ella inclinarme y besarla, un beso furtivo y cálido, ella se levanta y rodea mi cintura con sus manos me atrae hacia ella y me dejo llevar, deje que sus labios se enredaran con los míos, que jugaran me sostenía firmemente y yo enterré mis manos en su cabello, ese cabello negro y suave, profundice mas el beso y entre jadeos ella iba incursionando su lengua en mi boca, buscando desesperadamente la mía, deje que pasara, deje que danzaran y entonces siento su mano subir por mi espalda un escalofrió me recorrió completamente, no estaba preparada para tanto, me aparte de ella y para que no quedaran dudas le conteste.- Entendiste?, no me das asco, solo quería decir, como podes hacerme esto, como podes hacerme dar cuenta cuanto te amo y romperle el corazón a otra persona, yo también te amo-

Fin Flash Back

Aun sosteniendo ese siempre portaretrato, seguí pensando, ella se animo a todo o nada conmigo y eso me da fuerza, fuerza para seguir con mi vida, como ella hubiese querido, siento como las lagrimas empiezan a rodar por mi mejilla y me siento mas viva que nunca, pensar que si no hubiese sido por vos Sol, vos y esas ganas que tenias de tener siempre café en la casa, si no hubiese bajado a comprarlo, no la hubiese conocido, siento mi celular sonar, atiendo pero nadie habla..y entonces corta, siento que podría ser Geo, y justo en ese momento vuelve a sonar le hablo, para que vea que no debe tenerme miedo y entonces su Hola me reconforta y me da ganas que seguir hablándole y entonces la invite, la invite a tomar algo algún día, pero creo que eso hizo decaer todo porque volvió a cortar... Sentí que esto no estaba destino a salir bien, pero llego un mensaje aceptando mi propuesta, que debería decirle? Entonces al subir mi cabeza tu rostro en ese cuadro hace que me ilumine, y la invito a tomar algo, su próximo me mensajes me saca de mis pensamientos y leo un canónico “si, besos”, eso dibuja una gran sonrisa en mi rostro y rezo porque esto resulte bien, porque lo que sea que vaya a unirme a ella no me haga daño y que podamos conocernos poco a poquito, aunque sea solo una gran amistad.
Solo deseo que alguien vuelva a corretear por estas habitaciones..

By Romina

1 comentario:

maria macarena dijo...

siempre te digo lo mismo...me encanta como escribis,compraria un libro tuyo.